En una ciudad movida por las modas, encontrar un lugar que se resiste a ellas es signo de rebeldía. Santi Hoyos, propietario del Bar Angel, un gran conocedor del territorio, ofrece los mejores productos que puede encontrar por toda la geografía, ejemplo de ello es su cecina de León, un auténtico placer para el paladar. No pretende ir más allá de ser un bar de barrio, con una cocina sin complicaciones, pero no por ello, menos divertida, sabrosa y auténtica.

Cortadora de la cecina. Bar Angel. Foto Daniel Arbós©

Situado al lado de la estación de Francia, en el barrio del Born, es un local pequeño, con una barra como principal elemento de la sala. En la parte de arriba, tienen un pequeño altillo con mesas. Eso si, no es un lugar apto para la gente que busca muchas comodidades, y a los que no les gustan los taburetes. Pero si olvidamos ese hecho, es el lugar perfecto para disfrutar de un espacio acogedor, íntimo, donde la cercanía da pie entablar conversación con la gente que te encuentras allí. Charlar un rato con Santi es una de las terapias gastronómicas que todos deberíamos hacer, de vez en cuando.

Ambiente en el Bar Angel. Foto Daniel Arbós©

Otra de las “locuras” de Santi, siempre en oposición a las modas, es la de volver a instaurar los desayunos de cuchara y tenedor. Todos lo días, menos domingos y lunes, hasta las 12:30 podéis ir a desayunar sin complejos y descubrir los productos que Santi consigue de los lugares más insospechados.

Garbanzos con patatera extremeña. Bar Angel. Foto Daniel Arbós©

Tienen una carta fija, y luego van cambiando, como por ejemplo, la tortilla del día, o según los productos de temporada que van apareciendo y desapareciendo según la disponibilidad del mercado. A destacar los productos de cerdo ibérico, de Maldonado. Uno de los platos que me hacen salivar son las Vieiras envueltas en papada de Maldonado. El timbal de pies de cerdo con setas, es otra de las maravillas que salen de la pequeña cocina del Bar Angel.

Si buscáis un lugar alejado de modas, auténtico y con el que queráis sorprender, os invito a descubrirlo, sin duda uno de mis lugares favoritos de Barcelona. Espero vuestros comentarios y recomendaciones.

Si os gusta el Bar Angel, también os gustará el Gresca Bar.

Cecina de León. Bar Angel. Foto Daniel Arbós©

Bar Angel

Dejar respuesta